No Combinan



Tiene una Impresora Láser y un Reguladorcito?
Esta es una historia que ocurre en la vida real de muchas oficinas. Llega una computadora nueva junto con un No Break o con un Regulador de corriente. Estos últimos se adquirieron para proteger la información en el primer caso y para proteger la inversión en hardware en el segundo. Algunos de estos dispositivos cubren ambas funciones.

Muy probablemente el vendedor que recomendó lo uno o lo otro, calculó el consumo de corriente del CPU y en su caso del display o monitor, y agregó algunos watts como medida de seguridad. Tal vez ese No Break (corriente sin interrupción) sea capaz de proteger digamos 350 o 400 watts, probablemente suficiente para proteger una computadora promedio.

A continuación pueden pasar dos cosas:

  • Alguien que no escuchó las recomendaciones del vendedor, decide que sería bueno tener la impresora láser también conectada al No Break para poder seguir imprimiendo cuando se “vaya la luz” o

  • Alguien necesita conectar la impresora láser u otros aparatos eléctricos en algún lado y ve que al No Break todavía le sobran contactos.

Las impresoras Láser funcionan con un polvo de plástico negro que fue molido en partículas muy finas. Estás se adherirán por magnetismo al papel y se fijarán por medio de un rodillo fusor que tiene unos 200 grados centígrados de temperatura, lo cual implica un consumo importante de corriente cuando está trabajando. Además al encender esta impresora láser, generalmente tiene un “pico” de consumo de hasta 700 u 800 watts.

El consejo es, conectar directamente su impresora láser a la toma de corriente en la pared, o comprar un No Break o Regulador capaz de cubrir el numero de watts requerido con holgura.